Jueves, 26 Noviembre 2015 15:22

Ley n°16.744: la hora del cambio

Written by
Rate this item
(0 votes)
El Gobierno, en el marco de su política de modernización del sistema de seguridad laboral, firmó el 8 de mayo del presente año el proyecto de ley que reforma el seguro de accidentes laborales y enfermedades profesionales (Ley Nº 16.744), el Código del Trabajo y el Código Sanitario. A continuación planteo mis puntos de vista respecto a dos ejes fundamentales: la fiscalización y la prevención.
Por Danilo Gastón SilvaVásquez
Ingeniero en Prevención de Riesgos (USM). docente DUOC-UP/IP La Araucana.

La ley 16.744, que “establece normas sobre accidentes del trabajo y enfermedades profesionales”, ha sido, sin duda, la mejor ley social que existe en nuestro país desde su promulgación el 1 de febrero de 1968. Sus características de universalidad (todos los trabajadores protegidos), integridad (cubre todas las necesidades), uniformidad (las mismas prestaciones para todos), solidaridad (todos los empleadores aportan), además de su carácter principalmente preventivo (prevenir los siniestros y no sólo reparar sus consecuencias), han hecho que esta Ley se mantenga por 45 años, sin grandes cambios hasta el día de hoy.

Con el accidente ocurrido en la mina San José y los 33 mineros atrapados, además de la cobertura mediática que tuvo este episodio lamentable, quedó al descubierto que nuestra legislación tenía debilidades; no obstante, también se le abrió una inmejorable oportunidad a nuestro país para poder perfeccionar una ley que, en el balance general, es muy buena, pero como todo orden de cosas puede ser perfectible. Producto de este hecho, nació el denominado “Informe final de la comisión asesora presidencial para la seguridad en el trabajo”; dicho documento contiene 30 propuestas para mejorar las condiciones de seguridad de los trabajadores de este país.

En mi opinión, las propuestas que mayormente pueden ayudar a este objetivo, o bien, las que pueden ser las más efectivas para disminuir los índices de siniestros laborales, están basadas sólo en dos ejes de reforma:

Eje 1. Fiscalización

• Concentrar la fiscalización de las normas y estándares de seguridad y salud: para ello, estimo necesario crear una Superintendencia de Seguridad Laboral en el Ministerio del Trabajo y Previsión Social; o, centralizar en la actual Dirección del Trabajo la fiscalización de las normas transversales (comunes a todos los sectores) de seguridad y salud.

• Mejorar el sistema de fiscalización: unificar criterios y sistemas de fiscalización; libro digital con historia de la empresa en materias de seguridad y salud en el trabajo; fiscalización preventiva; protocolos de fiscalización según tipo de denuncia.

• Establecer un proceso anual de autoevaluación obligatoria de las empresas respecto al cumplimiento de normas de seguridad y salud laboral.

• Mejorar el régimen de sanciones.

• Las Mutuales y el Instituto de Seguridad Laboral (ISL) deberán recomendar al empleador la suspensión de faenas en caso de riesgo vital o riesgo inminente grave para la salud de los trabajadores, y comunicar de inmediato esta situación al ente fiscalizador correspondiente.

Eje 2. Prevención

• Promoción de la responsabilidad individual y el autocuidado de la persona. Desarrollar un programa voluntario de certificación de competencias para los trabajadores en materias de seguridad y salud ocupacional.

• Administración superior de las empresas. Incentivar la autoevaluación y planes de mejora voluntarios de las empresas en materias de seguridad y salud ocupacional.

• Introducir incentivos a la capacitación en materias de prevención de riesgos, en especial en Mypes, a través del uso de la franquicia SENCE.

• Fortalecer el rol de las Mutualidades en cuanto a capacitación y operación de los Comités Paritarios.

• Nombrar un monitor de seguridad, elegido por los trabajadores, en empresas que tengan entre 10 y 26 trabajadores.

• Fijar la obligación de tener un Departamento de Prevención de Riesgos según la experiencia de siniestralidad y riesgos, y no solo en función del número de trabajadores.

• Extender los programas de capacitación del Ministerio del Trabajo y Previsión Social a los dirigentes sindicales, e incorporarles materias de seguridad y salud ocupacional.

• Obtener los beneficios de rebajas de tasas del seguro mediante los siguientes pasos y requisitos: establecer sistemas que permitan a las empresas validar sus mapas de riesgo; que los diseños e implementación de planes de acción sean realizados con prevencionistas inscritos en un registro que llevará la SUSESO (Superintendencia de Seguridad Laboral); fiscalización asistida.

• Establecer convenios de adhesión de las empresas con las mutuales, y que incluyan una descripción de los servicios de prevención que la entidad se obliga a prestar.

• Establecer un fondo concursable para financiar proyectos de diagnóstico e implementación de estrategias y planes de prevención de riesgos en empresas medianas y pequeñas.

• Extender el uso de programas CORFO al financiamiento de inversiones y certificación de pequeñas y medianas empresas en materia de prevención de riesgos.

• Incorporar materias de prevención en las mallas curriculares de los programas de educación básica y media, y en carreras técnicas y universitarias.