Los técnicos de compañías de telecomunicaciones conocen muy bien el trabajo en espacios confinados: su ambiente laboral transcurre en cámaras subterráneas que oscilan entre los 2 y los 10 metros de profundidad, cuyo interior abunda en
cables, desperdicios y humedad. Uno de ellos es Luis Aparicio, quien nos cuenta sobre los potenciales riesgos de asfixia, atrapamiento y asalto que existen en estas faenas.

Martes, 01 Diciembre 2015 20:30

Cuando el ambiente de trabajo es muy reducido

Los espacios confinados suelen ser recintos como tanques, bodegas, alcantarillas, pozos y cámaras, cuyas limitaciones ambientales involucran una gran cantidad de riesgos generales y específicos que deben ser monitoreados antes, durante y después de la labor efectuada. A partir de esta edición ofreceremos una serie de temas relacionados a este tipo de trabajos, comenzando con una introducción al tema, sus causas, y riesgos principales.

En exclusiva, revista Cero Riesgo se adentró en las profundidades de la construcción de la obra que, bajo el cauce del río Mapocho, unirá la Costanera Norte con la Autopista Central. Se trata de un megaproyecto que implica US$40 millones de inversión, y que busca facilitar el tránsito de vehículos que vienen desde el oriente y se dirigen en gran parte hacia el centro y sur de Santiago. Conversamos con su jefe de prevención acerca de su gestión y experiencia en la obra.